viernes, 20 de noviembre de 2015

Estudio Bíblico... Jesucristo viene....



Verdad central: Presteatención a la advertencia de Cristo y prepárese para su pronta venida.



Texto áureo: Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. Mateo 24:42
Trasfondo bíblico: Mateo 24:1-51

Bosquejo:

I. Señales de la venida de Cristo

A. Prioridad de su venida

B. Época de su venida

II. Carácter repentino de su venida

A. Aparición inesperada

B. Transformación inmediata

III. Prepárese para la venida de Cristo

A. Vele su venida

B. Trabaje en vista de su venida

Objetivo

Examinar las promesas de la venida de Cristo y vivir en espera de su venida.

Introducción

A los creyentes se nos inunda de información respecto a la inminente venida de Cristo. Hay libros que analizan los pasajes bíblicos en una tentativa por explicar cómo se relacionan con su venida las situaciones contemporáneas. Aunque algunas tienen un sólido fundamento bíblico, otras son simple especulación. Pero existe una realidad: Jesucristo viene.

¿Cómo reacciona la gente ante la verdad de la pronta venida de Cristo? Algunos creyentes escudriñan las Escrituras en busca de claves respecto a la fecha exacta de su venida. A pesar de las Escrituras que enseñan contra eso, la llegada del nuevo milenio ha creado una oleada en esta actividad. Muchos se muestran indiferentes. Otros son sarcásticos, y dicen que se ha estado proclamando durante años que Cristo vendrá pronto. Jesús les dijo a sus seguidores que han de vivir en un estado constante de preparación y expectativa. Esperamos con gozo su venida al prepararnos espiritualmente y al darles a otros las buenas nuevas.

Comentario Bíblico

I. Señales de la venida de Cristo: Mateo 24:1-3

A. Prioridad de su venida

Los últimos capítulos del Evangelio según San Mateo describen los últimos días de Jesús en Jerusalén. Los discípulos no comprendieron que Jesús sería crucificado en sólo algunos días; estaban pensando en otras cosas. Pero Jesús aprovechó ese tiempo con sus discípulos para enseñarles verdades acerca de su reino.

El templo era el orgullo y la gloria de los judíos. Lo comenzó en 20 a.C. Herodes el Grande como una ampliación del templo de Zorobabel, y era una obra maestra de arquitectura. Aun el mundo secular elogiaba su belleza. Los discípulos también contemplaron su belleza cuando pasaban frente a él.

Pregunta: ¿Por qué profetizó Jesús la destrucción del templo (Mateo 24:2)?

Los judíos se habían negado a aceptar a Jesucristo como el Mesías, aferrándose a la ley del Antiguo Testamento y a sus propias tradiciones. En Mateo 21:42,43 y 23:38, Jesús indicó que, como los judíos lo rechazaron, se les quitaría el reino de Dios y que habría destrucción en Jerusalén.

También los discípulos le estaban dando demasiado importancia al templo. La destrucción del templo (que ocurrió en el año 70 d.C.) mostraría una vez más que el único camino a Dios es mediante el sacrificio de Cristo en la cruz.

Los discípulos consideraban la destrucción del templo como un acontecimiento catastrófico y una señal del comienzo del fin de los tiempos, el tiempo en que Cristo establecería su reino terrenal. Entonces los discípulos le dijeron a Jesús: "Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?" (v. 3).

Jesús empleó su declaración profética y las preguntas de los discípulos para enseñarles acerca de la necesidad de velar y prepararse para su venida. Habrá señales de su venida que no pueden pasarse por alto. Pero sus discípulos tenían que comprender que es lo que la gente hace con Jesucristo y su mensaje, no lo que le ocurra al templo, lo que determina su destino.

Pregunta: ¿Qué cosas pueden desviarnos de nuestra espera de la venida de Cristo?

B. Época de su venida

La venida de Cristo no sorprenderá a quienes lo esperan. Los acontecimientos antes del tiempo de su venida indicarán con toda claridad la pronta venida de Cristo.

La naturaleza está llena de señales para indicar las estaciones. Cuando un árbol comienza a florecer, es obvio que ha terminado el invierno que ya se acerca la primavera (Mateo 24:32,33). De igual modo, cuando los acontecimientos de los versículos 5-28 comiencen a aumentar en la tierra, está cerca la venida de Cristo.

Pregunta: ¿A quiénes se refiere la palabra "generación" en Mateo 24:34?

A menudo se asocia una generación con un período de cuarenta años. Ese empleo pudiera referirse a quienes vivían en la época de Cristo. Muchos de ellos estarían vivos todavía cuando el templo fuera destruido.

La palabra "generación" puede también emplearse para describir a una nación o a un grupo de personas. Aunque el templo caería. Dios prometió conservar al pueblo judío (una promesa que pareció oculta durante siglos, pero que se observa hoy con toda claridad en la formación de Israel como nación). Las palabras de Cristo habrían sido buenas nuevas para los discípulos.

Otros creen que la palabra "generación" se refiere al tiempo anterior inmediato a la venida de Cristo. Esa generación verá ocurrir todas las señales y verá al Señor cuando Él vuelva.

En 1 Pedro 2:9, Pedro empleó la palabra traducida "generación" para referirse a la Iglesia. A partir de la destrucción de Jerusalén y del templo, el mundo en que vivimos será caótico y algo peligroso. El transcurso del tiempo antes de la venida de Cristo sólo aumentará esa persecución y esas dificultades. Pero Dios ha prometido su protección para todos los creyentes, aun hasta el fin. Es una promesa que nunca fallará (Mateo 24:35).

Aunque los diversos empleos de la palabra "generación" pudieran tener alguna validez, es evidente que vivimos en una época que señala el advenimiento de Cristo, y las señales indican que viene pronto. Aunque no sabemos cuándo (v. 36), podemos estar seguros de su realidad. La persecución, las pruebas y los problemas nos recuerdan que Dios tiene el dominio de todo. Vamos hacia un desenlace que no puede detenerse, y que culminará con la venida del Señor.

II. Carácter repentino de su venida (Mateo 24:37-39)

A. Aparición inesperada

Pregunta: ¿Por qué no estaban preparadas para el diluvio las personas de la generación de Noé?

A las personas de la época de Noé se les advirtió que Dios iba a juzgar su maldad con un diluvio (2 Pedro 2:5). A pesar de la predicación de Noé, la construcción del arca y la reunión de los animales, la gente siguió viviendo como siempre había vivido (Mateo 24:38,39). La lluvia los sorprendió totalmente desprevenidos. Pero era demasiado tarde para prepararse, y perecieron todos los seres humanos salvo la familia de Noé. Esa misma filosofía materialista predominará en la tierra cuando Jesucristo venga otra vez.

La terminación de esta presente era de la Iglesia se caracterizará por la aparición física de Cristo, que viene a reunirse con su pueblo (1 Tesalonicenses 4:13-17). Una vez que estén con Él, nunca más dejarán su presencia.

Los que se pierdan la venida de Cristo se la perderán porque no estarán esperándolo. Eso no será por falta de señales, sino porque no creerán que viene. Lo olvidarán todo menos sus propios placeres.

La venida de Cristo será inesperada sólo para quienes no lo aguardan. La Biblia enseña con toda claridad que los creyentes deben vivir en un estado constante de preparación.

Pregunta: ¿Cómo pueden prepararse los creyentes para la venida del Señor?

El estar preparados incluye el tener una vida de santidad. Jesucristo vendrá por una Iglesia que es pura y justa. Como creyentes, nuestras prioridades deben fijarse en el cielo. El amor a este mundo hará que titubee nuestra esperanza de su venida. Aunque el mundo que nos rodea puede mostrar las actitudes carnales de la época de Noé, debemos motivarnos con la realidad de su venida.

B. Transformación inmediata

En Mateo 24:40,41, Jesús empleó dos ejemplos gráficos para subrayar que su venida será repentina. El día de la venida de Cristo será como cualquier otro día. Mientras las personas realizan sus tareas regulares, habrá una separación repentina y espectacular. Estos versículos pudieran indicar muy estrechas relaciones. Es probable que las mujeres mencionadas fueran hermanas, o tal vez madre e hija. Pero sin que importe lo íntimo de la relación, el que esté preparado cuando venga Cristo desaparecerá de pronto.

Pregunta: ¿Por qué es importante recordar el carácter repentino de la venida del Señor?

La palabra "tomado" en el versículo 40 literalmente significa "llevado consigo o recibido". El que es tomado será llevado de inmediato a la presencia de Jesucristo, y permanecerá allí por toda la eternidad (1 Tesalonicenses 4:17).

En la venida de Cristo, no habrá tiempo para hacer que nuestra vida sea agradable al Señor. Su venida será tan repentina que los creyentes serán transformados de inmediatos y llevados a su presencia. Como creyentes, debemos estar preparados en todo momento para su venida.

Al mismo tiempo, los que han rechazado a Cristo no tendrán tiempo para cambiar de idea. El conocimiento de la inminente venida de Cristo debe animarnos al evangelismo personal. Ahora es la oportunidad de hablarles de Cristo a los amigos, a los vecinos y a los seres queridos. Dios nos ha dado este tiempo en el mundo para que nos preparemos y ayudemos a preparar a otros para la segunda venida de Cristo.

III. Prepárese para la venida de Cristo (Mateo 24:42-44)

A. Vele su venida

Cristo volvió a exhortar a los discípulos a que estuvieran siempre preparados para su segunda venida. En este caso empleó una parábola que ilustra el velar y esperar.

Pregunta: ¿Qué significa velar" la venida del Señor (Mateo 24:42)?

La palabra "velar" significa estar alerta y vigilante. Nadie sabe el día que vendrá Cristo. Pero debido a la seriedad del acontecimiento, los creyentes deben prepararse y vivir como si su venida estuviera cerca.

A fin de ilustrar la necesidad de estar preparados para su venida. Jesús empleó una parábola acerca de un padre de familia a quien se le iba a robar (v. 43). Si ese padre de familia hubiera sabido cuándo llegaría el ladrón, habría estado velando y habría impedido el robo. Pero no sabemos cuándo vendrá Cristo (v. 44). Debido a eso, debemos velar y prepararnos constantemente para su venida.

Si estamos preparados para la venida de Cristo, nuestra vida reflejará una preparación digna de su venida. De modo que no nos sentiremos perturbados cuando Él venga, ni seremos tomados por sorpresa.

Pregunta. ¿Cómo podemos prepararnos para la venida del Señor?

Mateo 24 y 2 Pedro 3:1-11 nos enseñan la importancia de estar preparados para la venida del Señor. Ambos textos nos obligan a responder a una importante pregunta: En vista de la inminente venida de Cristo, ¿cómo hemos de vivir? Jesús contestó esa pregunta cuando les habló a sus discípulos en Mateo 24:45,46.

B. Trabaje en vista de su venida

Jesús contó una parábola de un siervo a quien se le había dado la responsabilidad de atender a la familia de su señor.

Sus deberes incluían el asegurar que se distribuyeran los alimentos y otras provisiones a su debido tiempo (Mateo 24:45). Mientras el señor andaba fuera, este siervo se ocupaba de su familia.

Mientras el señor está fuera, un buen siervo se ocupará en las tareas que le asignaron. Cuando el señor vuelva, se sentirá complacido porque el siervo realizó fielmente la tarea que se le había asignado (v. 46). En vista de la inminente venida de Cristo, todo creyente debe imitar la conducta del siervo en la parábola. Debemos ocuparnos en la tarea que nos ha dado Dios.

Pregunta: ¿Qué tarea les ha dado Jesucristo a sus discípulos mientras Él está en el cielo esperando su venida?

Poco antes de ascender al cielo, Jesucristo les dio a todos los creyentes la tarea mencionada en la Gran Comisión (Mateo 28:19,20). El cumplimiento de esa tarea tiene dos aspectos.

En primer lugar, los que hemos aceptado a Cristo como nuestro Salvador debemos estar preparados para su venida. Y como su venida será repentina, es necesario que nos mantengamos preparados para ella. Eso se logra cultivando regularmente nuestra relación con él Señor y viviendo en santidad. Deben establecerse nuestras decisiones, prioridades y objetivos en consideración a su pronta venida.

En segundo lugar, debemos preparar a los demás para su venida hablándoles-de Jesucristo. Después que aceptan a Cristo como su Salvador, debemos discipularlos en su andar cristiano. Jesucristo quiere que contemplemos la vida desde una perspectiva eterna. Al igual que el siervo de la parábola, nuestra meta más alta debe ser el cumplir la voluntad de nuestro Padre.

Jesucristo viene en busca de quienes esperan su venida. El vivir de esa-manera hará que estemos preparados para su venida y nos motivará a hacer la obra del ministerio hasta que Él venga.

Aplicación

Jesucristo no quiere que tratemos de determinar el tiempo de su venida. No nos ha dado señales para que calculemos el tiempo específico de su aparición. Más bien, Jesús nos dijo qué señales habría para recordarnos que Él viene otra vez y para motivarnos a estar listos para su venida. En vez de especular sobre el tiempo de la venida de Cristo, prepárese para su venida. Si nunca ha aceptado a Cristo como su Salvador, acéptelo hoy.



Sencillamente pídale que le perdone sus pecados. Si ya conoce a Cristo como su Salvador, viva de una forma que le agrade a Él mientras usted espera su venida. Y busque oportunidades de decirles a los demás que Jesucristo viene otra vez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario