lunes, 9 de marzo de 2015

Desconcierto Ante un Mundo Incierto

Cualquier joven cristiano, en un momento u otro puede referirse a la inseguridad que el rey David expresó en el Salmo 55:4-8



"Angustiado está mi corazón dentro de mí, y sobre mí han caído los terrores de la muerte. Terror y temblor me invaden, y horror me ha cubierto. Y dije: ¡Quién me diera alas como de paloma! volaría y hallaría reposo. Ciertamente te huiría muy lejos; moraría en el desierto. Me apresuraría a buscarme un lugar de refugio contra el viento borrascoso y la tempestad".

"Confunde, Señor, divide sus lenguas, porque he visto violencia y rencilla en la cuidad. Día y noche la rondan sobre los muros; y en medio de ella hay iniquidad y malicia.

Hay destrucción en medio de ella y la opresión y el engaño no se alejan de sus calles" ( SALMO 55;9-11).

REFLEXIONA: David deseaba tener alas como de paloma para volar hacia un campo apacible y reposar. ¿Alguna vez has experimentado esta misma situación? ¿Cual es el lugar más seguro? ¿Qué situaciones del mundo o situación personal te hace sentir más inseguro?

PRACTICA: Nuestra meta esta semana es sencilla. Analizar lo que Dios dice acerca de encontrar seguridad en un mundo tan inseguro. Todos necesitamos de su ayuda: por eso ora de la siguiente manera:

"Padre, por favor háblame. Dame oídos abiertos y un corazón dispuesto a escucharte. Que al leer tu palabra y al dedicarte estos momentos, yo puedo ir cambiando lentamente mis valores. Ayúdame a empezar a ver las cosas como tu, Padre, las ves.

Dame un fe profunda, esa fe que procede de confiar plenamente en ti. Amén". (Ahora, regresa a la pagina anterior y vuelve a leer los versículos de la cita bíblica.)

Lee una detallada descripción de los tiempos en que vivimos en 2 Timoteo 3:1-5.

En agosto, Marìa comenzó a salir con Gerardo. Simpático, alegre y atlético, Gerardo era todo lo que Maria había soñado.
El problema es que sin darte cuenta había edificado todo su mundo alrededor de Gerardo.

Durante dos meses todo su valor estaba basado en cómo él la trataba. Sus halagos la hacían sentir muy bien, pero sus críticas la hacían sentir poca cosa.

Este estilo de vida tipo yo-yo, de seguridad -inseguridad llegó a su clímax anoche cuando Gerardo cortó repentinamente la cuerda. Marìa se siente más que destruida... y ahora se siente totalmente insegura.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario