lunes, 9 de febrero de 2015

segunda parte del estudió de marcos. .







La mujer había tratado todo lo demás; Jesús era su última esperanza. No está claro cómo ella se decidió a tocar el manto de Jesús. Por fe, sin embargo, ella decidió que tocar el manto de Jesús sería suficiente para ser sanada. Esta mujer reconoció el poder divino que Jesús tenía- poder para sanar.

La mujer trató de ser discreta. No solamente se acercó a Jesús en medio de la multitud donde hubiera sido más difícil para Jesús reconocer quién le había tocado, sino que también se le acercó por detrás. Ella trató de tocar a Jesús y salir de allí desapercibida, sin decir una palabra.

Tan pronto como esta mujer tocó el manto de Jesús, ella fue sanada- instantánea y completamente. Jesús tenía el poder de sanar, no parcialmente sino completamente. Jesús inmediatamente supo lo que había sucedido y quería saber quién lo había tocado. El quería saber quién lo había tocado, no para reprender a la persona sino para reconocer su fe. Esta mujer no fue sanada porque Jesús vestía ropas mágicas. La mujer fue sanada por medio de la fe de ella y del poder que Jesús poseía. Aún cuando la mujer trató de ejercitar su fe en secreto, Jesús estaba consciente de sus actos. Nada puede mantenerse secreto para Dios. Dios no solamente reconoce el pecado cometido en secreto, sino que Dios también reconoce los actos de fe hechos en secreto.

La mujer sabía que había sido descubierta. Es obvio que ella estaba asustada o talvez avergonzada de acercarse a Jesús para pedirle que le sanara. Sin embargo, cuando Jesús la buscó, ella regresó a Jesús, se postró, y le adoró. Cuando ella regresó a Jesús, Jesús la exhortó por su acto de fe. Hebreos 11:6 dice: “Porque sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que El existe y que recompensa a quienes lo buscan”.

Jesús estaba complacido por la fe de esta mujer. Jesús le dijo que se fuera en paz y que era libre de su sufrimiento. Por primera vez en doce años esta mujer era capaz de irse en paz porque había sido sanada. La sanidad de Dios también trae paz a la vida.

5:31-43. Debido al pecado de Adán y Eva, el pecado y la muerte entraron al mundo. A causa de Jesús, el pecado y la muerte perdieron su poder. Jairo recibió las tristes noticias de que su hija había muerto. Al principio parecía que Jesús había respondido muy tarde para ayudar a la niña enferma. Los que llevaron la noticia vieron la situación como sin esperanza y pensaron que no había que molestar más a Jesús. En ese momento Jesús habló a Jairo las palabras que él necesitaba escuchar. Jairo enfrentó la decisión de dejar a Jesús o continuar buscando su ayuda. Jesús habló a su necesidad y le aseguró que todavía le ayudaría.

Cuando Jesús llegó, una multitud se había reunido para llorar la muerte de la niña. Era obvio por la reacción del pueblo que la niña era muy amada. Cuando Jesús dijo que la niña solamente estaba durmiendo, se rieron de El. Ellos demostraron que no tenían duda de que la niña verdaderamente estaba muerta, no en coma o dormida




Jesús tomó a los presentes con El para ir a ver la niña para que fueran testigos del resultado de su fe. Marcos cita que Jesús habló a la niña diciendo: “Talita cum” (Marcos 5:41). Las palabras fueron en arameo, el lenguaje común y diario de las personas de esa región. Marcos explica que las palabras significaban: “Niña, a ti te digo, ¡levántate!”.

El poder sobre la muerte vino de Jesús, no del deseo de la niña de vivir de nuevo. Inmediatamente, la niña se levantó y caminó. No hubo titubeo; la sanidad fue completa en un instante. Todos los que estaban en la habitación estaban sorprendidos de lo que había sucedido. Ellos no entendieron completamente lo que había sucedido o cómo había sucedido; solamente sabían que había sido un milagro.

Jesús le pidió a las personas que no dijeran a nadie lo que había sucedido. Una razón podía ser que Jesús sabía que el mayor ejemplo de su poder sobre la muerte vendría con la resurrección. Su resurrección sería el milagro más grande para enseñar al mundo su poder sobre la muerte. Solamente a través de la resurrección de Jesús el mundo recibiría la salvación.

Cuando la niña se levantó, Jesús pidió que le dieran algo de comer. No solamente Jesús la resucitó de los muertos, sino que la resucitó a una salud perfecta. Ella estuvo muerta, pero al ser resucitada, tuvo hambre. No estaba mareada, ella caminó. Nuevamente, Jesús demostró que su poder era completo. Jesús no la sanó parcialmente, sino totalmente. ________________________________________________________________________ Qué me dice la Biblia

¿Cómo afecta el conocer del poder sanador y restaurador de Dios la manera en que usted ora?

¿Puede citar evidencia específica en su vida de que existe el poder de Dios?

Qué dice la Biblia a los jóvenes

En nuestro mundo, es fácil que los jóvenes se sientan sin esperanza. Muchos estudiantes pueden temer a la muerte o temer contraer una enfermedad terminal. Los estudiantes necesitan la seguridad de que Dios es todo poderoso.

¿Cuáles son algunas de las cosas que preocupan a los jóvenes que usted conoce?

¿Cómo puede usar estas historias para compartir el plan de salvación con un joven?

Si usted fuera a resumir el significado de estas historias en una oración, ¿qué diría?

LinkedIn de la primera parte..
http://adoradores-enverdad.blogspot.com/2015/02/primera-parte-del-estudio-biblico-de.html?m=1

No hay comentarios.:

Publicar un comentario