sábado, 7 de febrero de 2015

Primera parte del estudio bíblico de marcos. .






Lección 1. Cómo me ayuda Jesús

Trasfondo bíblico: Marcos 4:35-5:43

Pasaje bíblico focal: Marcos 5:21-43

Idea principal: El poder de Jesús a distancia sobre la enfermedad y la muerte demuestra que Jesús tiene poder para ayudarme.

Pregunta para la vida: ¿Tiene Jesús el poder para ayudarme?

Meta de enseñanza: Guiar a los jóvenes a decidirse a demostrar su fe al acudir a Jesús con sus necesidades.

Qué dice la Biblia

Jesús tiene poder sobre el peligro (Marcos 4:35-41)

En estos versículos Marcos comienza a relatar una serie de milagros realizados por Jesús. El tema que une a estas historias es que Jesús tiene poder sobre las cosas que causan temor y dolor en este mundo. Antes de estos versículos, Jesús estuvo enseñando a sus discípulos acerca del reino de Dios (Marcos 4:1-34). Comenzando en el versículo 35, los discípulos estaban siendo probados para ver si habían aprendido algo de las enseñanzas de Jesús. Los discípulos enfrentaron pruebas difíciles para demostrar la fortaleza de su fe. Muchas veces Dios también prueba nuestras vidas para demostrar la fortaleza de nuestra fe.

La primera prueba que los discípulos enfrentaron fue una tormenta violenta. Los discípulos enfrentaron la tormenta, no por ser desobedientes, sino como una prueba para ver si podían depender de que Jesucristo cuidara de ellos. La tormenta vino repentinamente, lo que era común en el Mar de Galilea. Los discípulos comenzaron a desesperarse mientras Jesús dormía dentro de la barca. Los discípulos habían visto a Jesús hacer muchos milagros, y ahora estaban siendo probados para ver si ellos confiaban que Jesús les protegería de la tormenta.

Los discípulos se desesperaron y corrieron hacia Jesús. Ellos hicieron lo correcto al ir donde Jesús. Por sus palabras, sin embargo, era evidente que todavía no comprendían el poder que Jesús tenía sobre todas las cosas.

Jesús se levantó y calmó la tormenta. Entonces, Jesús pregunta a sus discípulos acerca de su fe. Ellos habían fracasado en la prueba, pero habían aprendido algo valioso. Ellos aprendieron que Jesús tiene poder sobre la creación.

Jesús tiene poder sobre los demonios (Marcos 5:1-20)

Directamente de la tormenta, los discípulos y Jesús navegaron hacia la costa oriental del Mar de Galilea. Al llegar, los discípulos enfrentaron una segunda prueba. Esta prueba vino en la forma de un endemoniado. Este hombre no estaba poseído por un solodemonio. En vez, él estaba poseído por muchos demonios. El poder de Jesús venció sobre los demonios que poseían al hombre.

Cuando Jesús preguntó el nombre del demonio, la respuesta fue “Legión”.1 Legión era el término romano para referirse a las legiones romanas de soldados armados militares. Una legión romana consistía de miles de hombres. Jesús habló la Palabra, removió los demonios del hombre y los desplazó sobre una manada de cerdos.

Jesús tiene poder sobre la muerte y la enfermedad (Marcos 5:21-43)

5:21-24 Jairo era un líder a cargo de la sinagoga. Al postrarse a los pies de Jesús, Jairo estaba demostrando respeto. Jairo tenía una hija de alrededor de doce años. En la tradición judía, una niña se convertía en mujer a la edad de doce años.2 Ella estaba en el umbral de convertirse en mujer y a punto de morir. No era común para un profeta judío el poner sus manos sobre alguien para bendecir u orar por esa persona. Es probable que Jairo había visto a Jesús hacer ésto antes, o al menos había escuchado de lo que Jesús estaba haciendo. Jairo conocía del poder sanador de Jesús.

Jairo era un hombre importante. Debido a su posición, Jairo debió haber sido un miembro muy respetado en la comunidad. Jesús era una figura controversial durante este tiempo. El Jairo acercarse a Jesús y expresar fe en El fue arriesgado. Debido a la naturaleza severa de la enfermedad de su hija, Jairo estuvo dispuesto a arriesgar su reputación y tal vez su posición para buscar la ayuda de Jesús.

Las palabras que Jairó usó demostraron que él entendía la severidad de la enfermedad de su hija. El sabía que su hija estaba muriendo, y debía estar muy seguro de que Jesús podía sanarla. Por lo tanto, Jairo mismo fue a buscar a Jesús para pedirle que fuera a sanar a su hija.

5:25-34. Mientras Jesús se dirigía a la casa de Jairo, una mujer en necesidad de sanidad le tocó. Esta mujer había estado sufriendo durante doce años. Ella había visto a muchos doctores y sin duda había tratado muchos remedios diferentes. Nada había servido. En vez de mejorarse, ella empeoraba. Tal parece que este problema terminaría en la muerte para ella. Su cuerpo estaba debilitado, y la calidad de su vida había sido alterada negativamente. No le quedaban muchas opciones y se le había acabado su dinero. Ella buscaba una cura desesperadamente.

El problema que tenía la mujer era muy difícil de tratar. No solamente le afectaba físicamente, sino que también la afectaba socialmente. Debido a su condición, ella era considerada ritualmente impura. Por esto, la sociedad donde ella vivía y aún su religión la consideraban como desterrada.


Continuará. ..

No hay comentarios.:

Publicar un comentario