sábado, 29 de junio de 2013

Estudio Biblico..El Crecimiento Espiritual



Trasfondo Bíblico: Romanos 14:1-15:7

Verdad central: Los creyentes deben animarse unos a otros a crecer en el conocimiento de Cristo y en semejanza a El.

Texto Áureo: Así que, sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación. Romanos 14:19

Objetivo: Aprender principios bíblicos para promover el crecimiento espiritual y proponerse seguirlos.

Bosquejo General

I. Respete las diferencias individuales


A. Reconozca las diferencias

B. Ponga la mira en Jesús

II. Busque la paz y la armonía


A. Los hermanos en la fe toman prioridad

B. La vida del reino

III. Edificándoos unos a otros


A. El deber de los fuertes

B. El ejemplo de Cristo

Introducción

Muchas veces los temas que crean más división en las iglesias son asuntos que no son esenciales para la salvación. Entre los romanos y los demás primeros cristianos, uno de los temas potencialmente divisivos era la clase de alimentos que los cristianos podían comer. Este asunto quizá no crea mucha controversia en la mayoría de las iglesias de hoy día; sin embargo, cada generación o cultura tiene sus propias normas de conducta disputables.

Este estudio examina cómo los cristianos deben responder a otros cuando tienen sinceras diferencias de opinión. Necesitamos estructurar nuestro estilo de vida para que otros creyentes sean edificados y Cristo sea honrado. Las prácticas que sacrificamos para esa meta son un pequeño precio que pagar.

Comentario Bíblico

I. Respete las diferencias individuales (Romanos 14:1-12)

A. Reconozca las diferencias

En la época de Pablo como en la nuestra, los cristianos tenían diferentes ideas acerca de qué modos de comportarse eran aceptables. Pablo sabía muy bien que muchos otros cristianos no estaban tan libres del legalismo como él. El los describió como "débiles" en la fe.

PREGUNTA: ¿Por qué llamó Pablo "débil" a los que tenían normas de conducta más estrictas?

Los llamó débiles porque todavía no comprendían totalmente lo que significaba ser justificados por la fe. Daban demasiada importancia a acciones específicas que pensaban que afectaban su salvación. Estas eran prácticas que un creyente más "maduro o fuerte" reconocería como inofensivas.

Pablo notó que esta diferencia de opinión ocasiona un doble peligro: (1) otros cristianos podrían volverse impacientes con quienes establecen estas limitaciones, y (2) los cristianos que limitan su estilo de vida podrían empezar a juzgar a los que no lo hacen de la misma manera. En ambos casos, se interrumpe la armonía y unidad. Pablo instó a los creyentes, cualquiera que fuera la posición de ellos en asuntos menores, a aceptarse unos a otros y evitar discusiones (v. 1).

En los versículos 2 y 3 Pablo consideró un aspecto que era diferente entre los primeros cristianos — la comida. Algunos cristianos (como el mismo Pablo) comían de todo sin que ello molestara sus conciencias; otros tenían escrúpulos acerca de ciertos alimentos.

Otro tema discutible era el cumplimiento de ciertos días religiosos (v. 5). Los judíos cristianos tendían a aferrarse al día de reposo, el séptimo día de la semana, como un día en que no llevaban a cabo actividades "seculares" para dedicarse de manera exclusiva a la adoración. Otros cristianos habían empezado a observar el primer día de la semana en honor de la resurrección de Cristo.

La discusión no es la mejor manera de tratar con las debilidades de alguien o de cambiar sus opiniones. Generalmente, la discusión sólo hará que la persona se aferré aun más a su posición. Más bien que argumentar y debatir, escribió Pablo, que "cada uno esté plenamente convencido en su propia mente" (v. 5).

PREGUNTA: ¿Era la intención de Pablo que cada uno decidiera lo que está bien o mal?

La última frase del versículo 5 no es un llamado a normas individuales de moralidad. En los versículos siguientes Pablo dio una descripción convincente de la relación entre el creyente y Cristo. Esta relación ha de tenerse en cuenta en todas las decisiones personales que el cristiano tome.

B. Ponga la mira en Jesús.

Como lo indican los versículos 6-9, cada cristiano es siervo de Cristo, y es a Cristo que responde durante y después de esta vida. En lugar de despreciar al débil, y el débil criticar al fuerte, y cada uno herirse el uno al otro, que cada persona, primero que nada, se mire a sí mismo y al Señor.

Cada persona debe vivir su vida a la luz de su relación con el Señor. Los cristianos "débiles" que se sienten obligados a reconocer un día especial, deben hacerlo a la luz de la relación que tienen con el Señor. Los que son "fuertes" al reconocer su libertad para comer carne, también deben hacerlo a la luz de su relación con el Señor (v. 6).

"Ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí" (v. 7). No somos los dueños de nuestro cuerpo; hemos "sido comprados por precio" (1 Corintios 6:19,20). Ya que toda nuestra vida y hasta nuestra muerte encuentran su significado en el Señor, ¿deben nuestras acciones en el caso de cosas no esenciales ser diferentes? Aquí Pablo les recordó a sus lectores el cuadro en conjunto. Si consideramos la eternidad, todas las diferencias son triviales.

Los versículos 10-12 son un recordatorio de que Cristo observa todo lo que hacemos, y que es a El a quien daremos cuenta. Los asuntos con que Pablo trató que estaban sujetos a disputas no eran principios morales. Todos los creyentes son responsables de vivir de acuerdo con normas divinas aun cuando están tratando de solucionar detalles en la vida diaria que son moralmente neutrales.

Cada uno de nosotros tendremos que rendir cuenta de nuestra vida a Cristo. Esto incluirá cómo nos hemos conducido con otros creyentes. Ahora, como en los días de Pablo, necesitamos recordar que algunos modos de comportarse discutibles son inocentes en sí mismos. Se vuelven mortales cuando nosotros como cristianos, seamos fuertes o débiles, olvidamos de amamos unos a otros. No es suficiente estar correctos en la doctrina. También hemos de estarlo en el amor.

II. Busque la paz y la armonía (Romanos 14:13-23)

A. Los hermanos en la fe toman prioridad

Pablo instruyó y dirigió a los cristianos más fuertes respecto a la conducta que debían demostrar hacia los que eran más débiles en la fe. Luego de afirmar la libertad de un cristiano, les mostró cómo se puede y se debe imponer límites voluntarios en esta libertad.

Pablo les advirtió que los cristianos "fuertes" pueden ser un "tropiezo" para el hermano más "débil" (v. 13). Un cristiano "tropieza" si sigue el ejemplo de un cristiano que goza de más libertad, haciendo algo que sabe que su conciencia no aprobará.

Cuando un cristiano insiste en disfrutar de ciertas libertades que son ofensivas para otros creyentes, exhibe una falta de amor (v. 15). Esto puede arruinar el testimonio de uno (v. 16). Si, por otra parte, el "fuerte" voluntariamente restringe su libertad en beneficio de otros, los débiles son fortalecidos y la Iglesia goza de más unidad.

Los alimentos son un medio para un fin, no un fin en sí mismo. El reino de Dios no se preocupa con qué vamos a comer o beber, sino más bien con la justicia, la paz, y el gozo en el Espíritu Santo (v. 17). Los cristianos no son individuos aislados, sino miembros de un cuerpo. Dentro de ese cuerpo, participan en la justicia que es resultado del sacrificio de Cristo. Tienen parte en la paz que la redención del Señor trae a una vida. Participan del Espíritu Santo que habita en ellos. Estos son los denominadores comunes de la Iglesia, el Cuerpo de Cristo.

B. La vida del reino

Cuando los cristianos están divididos por cosas insignificantes, le dan a la gente de afuera motivo para burlarse de ellos y de su cristianismo. Recordar lo que es el Reino, resultará en una vida que "agrada a Dios y es aprobado por los hombres" (v. 18).

La libertad tiene gran valor, pero lleva consigo responsabilidades. Como todas las cosas que son buenas, debe usarse con buen sentido y propósito, ambos ingredientes del amor de Dios. El hombre que come y hace "tropezar" a otro es el que come alimentos que son limpios en sí mismos — todo alimento es limpio — pero come a pesar de que está ofendiendo seriamente a su hermano (v.20).

En contraste con la manera equivocada de ejercer la libertad. Pablo explicó la manera correcta de su uso. Obramos correctamente cuando elegimos lo que edificará a otro más bien que lo que lo perjudicará (v. 21). Pablo les preguntó a los lectores si tenían fe. Estaba hablando de una convicción firme e inteligente delante de Dios que uno está haciendo lo correcto. Esta convicción le permite al creyente estar seguro y feliz en las decisiones que toma (v. 22).

PREGUNTA: La persona que cree tener libertad para hacer todo lo que desea, ¿es necesariamente un cristiano fuerte?

A pesar de que una persona se considere fuerte en la fe, no debe suponer que ya lo sabe todo acerca de algún tema. El cristiano "fuerte" no debe creer que es "más santo que los demás" ni tratar al débil como su inferior. La debilidad más grande es confiar en sus propias fuerzas.

En toda decisión, es el juicio de Dios el que cuenta, no el nuestro ni el de cualquier otro. Cada persona debe someter su fe, sus convicciones y sus hechos a los juicios establecidos por Dios en su Palabra. Cualquier hecho que no proviene de la fe es pecado. La fe es tener la convicción segura de que un hecho está de acuerdo con la voluntad de Dios y su Palabra. Pablo indicó que hacer caso omiso de la voluntad de Dios no es el único pecado. Si tenemos dudas sobre si nuestros hechos son contrarios a la voluntad de Dios, no debemos llevarlos a cabo (v. 23).

III. Edificándoos unos a otros (Romanos 15:1-7)

A. El deber de los fuertes

Todos debemos poder llamamos fuertes, así como Pablo lo hizo. Pero cuando nos clasificamos como fuertes, asumimos la obligación que va junto con la habilidad espiritual — tolerancia por las flaquezas de los débiles.

La idea que Pablo presentó no es soportar con buen humor las debilidades de los débiles ni aguantarlas como una molestia perpetua. Más bien, pintó el cuadro de una carga pesada que requiere mucha fuerza para cargarla hasta que se deseche. Llevamos esta carga para ayudar a los débiles hasta que ellos también lleguen a ser fuertes (w. 1,2).

PREGUNTA: Si un cristiano se considera fuerte, ¿el crecimiento de quién debe preocuparle?

Los que son fuertes no deben preocuparse sólo por su propio crecimiento, viviendo para agradarse a si mismos. Más bien, deben tratar de edificar a los débiles, para ayudarles a hacerse fuertes.

B. El ejemplo de Cristo

PREGUNTA: ¿Cómo puede un cristiano fuerte mostrar interés por el crecimiento espiritual de otros cristianos?

Cristo es nuestro ejemplo (v. 3). Ni siguiera él intentó agradarse a si mismo. Cristo agradó a Dios a pesar de la horrible carga de los reproches de quienes eran enemigos de Dios, todo lo cual cayó sobre Cristo. Seguir a Cristo es tener como suprema motivación la meta de agradar a Dios.

Aprender a agradar a Dios requiere que nos sintonicemos al mensaje de su Palabra. La preocupación de Pablo era que los creyentes estuvieran de acuerdo aplicando las instrucciones de las Escrituras a su vida (v. 4). Cuando todos los creyentes sepan lo que es esta instrucción, entonces las cosas discutibles no causarán dificultades. Los corazones y las mentes arraigadas en la Palabra de Dios resistirán toda enseñanza falsa que aparezca dentro del cuerpo de creyentes. El versículo 5 nos recuerda que la unidad no se puede alcanzar en nuestra fuerza humana. Estamos naturalmente predispuestos al desacuerdo. Para que los creyentes tengan un "mismo sentir" se requiere un acto a nuestro favor de parte del "Dios de la paciencia y de la consolación". Con su ayuda, los cristianos pueden demostrar al mundo un mismo sentir que le traiga gloria a El. Esto es a través de nuestra confesión de la verdad del evangelio.

Puede haber muchas diferencias en el Cuerpo, sobre el comportamiento, sobre doctrinas insignificantes. Pero como dice el versículo 7, si Jesús ha aceptado a cada uno de nosotros, ¿cómo podemos dejar de aceptamos unos a otros?

Aplicación

Este estudio ha considerado asuntos relacionados con los creyentes "fuertes" y "débiles". El principio fundamental detrás de lo que Pablo dijo en Romanos 14:1 a 15:7 es la unidad de la Iglesia. Los débiles y los fuertes estamos unidos en virtud de la fe justificadora que nos hace a todos un cuerpo en Cristo.

La tendencia de uno y otro grupo es esperar que el otro cambie. El énfasis de las Escrituras es que debemos aceptar a la otra persona tal como es y concentramos en la clase de actitudes y comportamientos que debemos tener para poder edificarnos unos a otros y así traer gloria a Dios.

El llamado a aceptar las diferencias de otros no es un llamado a aceptar su pecado. Hasta Pablo presentó ciertas reglas de conducta respecto al trato de otros creyentes en la iglesia que se llaman cristianos pero que insisten en vivir en pecado. Los demás miembros de la iglesia no debían juntarse con tales personas (1 Corintios 5:11).

Evidentemente, hay una necesidad de discernir las prácticas de otras personas. Al confiar en la dirección del Espíritu Santo en este asunto, podremos distinguir entre el cristiano verdadero con quien no estamos de acuerdo, y el hipócrita mundano a quien debemos evitar.

Ore como clase porque cada alumno, en cuanto a asuntos discutibles, pueda basar su propio comportamiento en la Palabra de Dios. Ore también porque cada uno tenga una actitud correcta hacia otras personas cuyos puntos de vista respecto a estos asuntos son diferentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada